Le faltaba el.

Ella, que tenia todo lo que una chica podría imaginar incluso mas. Una casa preciosa, su propio coche, era popular tenia unas amigas que la ayudaban y la apoyaban en todo momento, buenas amigas. Iba bien en los estudios, tenia mucha libertad para salir, todos los chicos iban detrás de ella los tenia a todos a sus pies.
Pero un día la chica pensó para que quiero tener todo esto si lo que realmente me importa no lo puedo tener, es inalcanzable para mi. Pensó que la vida sin el no tenia sentido, porque el era lo que a ella realmente le importaba el único chico que no la tenia en cuenta, que caminando por los pasillos del instituto la ignoraba, no le dirigía la palabra, es como si para el, ella no existiera. El, un chico solitario pero atractivo a la vez, raro pero misterioso, frío y distante es como si viviera en su propio mundo porque nunca hablaba con nadie. Y ese fue el gran error de ella enamorarse de el. Dos personas que eran como el agua y el aceite jamas podrían estar juntas porque venían de dos mundos muy diferentes. Pero a pesar de todo ella no perdía la esperanza seguía soñando con la certeza de que algún día estarían juntos.

2 comentarios:

Carolina dijo...

Deberías leerte mi entrada de la ecuación perfecta, los contrarios se atraen... :)
Me ha gustado la entrada, a veces, aunque tengamos todo, solo necesitamos a una persona.
Muackkk, os espero por mi blog ;)

NyS dijo...

La leí y me encanto es preciosa Graciias por pasarte Un beso!